viernes, 30 de junio de 2017

La idea de Experiencia estética



Esta entrada tiene sus fundamentos en el estudio presentado en el blog:
A cargo de Rodolfo Wenger. 

La experiencia estética es un modo de acercarse y contemplar no sólo aquellos objetos y representaciones que se han fijado como “objetos de contemplación”, a saber, el arte expresado en la pintura, escultura, arquitectura, música, entre otros, sino también a los fenómenos y situaciones que están a nuestro alrededor y con los que entramos en contacto en la cotidianidad. En tal sentido, lo estético no sólo se reduce al campo del arte, sino que contiene a la idea del arte y da por supuesto que cualquier cosa puede ser objeto de contemplación estética; es una condición, mientras que la estética -como campo del saber- es estudiada dirigiendo la mirada a la naturaleza, a lo habitual o a prácticamente todo lo que podemos observar.
Por consiguiente, la experiencia, a la vez que contempla un determinado fenómeno, se apropia y construye una mirada singular sobre el mundo que la rodea. Es un tipo de experiencia que no tiene finalidad (sea esta de conocimiento, de utilidad material o de conceptualización), pues se centra en el acto mismo del encuentro con lo observado, una experiencia autotélica. Un encuentro con el mundo y con los objetos que lo constituyen, sean estos naturales o artificiales, creados por el ser humano; este tipo de experiencia lleva consigo una no-finalidad que produce en el que contempla sensaciones de placer o displacer. 
Piero Manzoni, Socle du monde (hommage à Galilée), 1961, acier Corten, 82 x 100 x 100 cm, Musée d'art Contemporain de Herning, Paris 2017

La experiencia estética se encuentra íntimamente relacionada con las sensaciones, con una sensibilidad del sujeto y con su afectividad, sin embargo, este acercamiento al mundo no debe ser demasiado personal, pues la experiencia estética debe ser susceptible de compartirse. Objetos y/o fenómenos que carguen un valor sentimental en demasía para una persona se convierten en una experiencia de implicación personal. Así, no todo tipo de encuentros con el mundo son experiencias estéticas, pues este tipo de acercamiento debe cumplir con una serie de condiciones que lo transforman en contemplación de la persona con el mundo.
Rodolfo Wenger cita a John Hospers y Monroe Beardsley con la obra Estética: historia y fundamentos, donde se expresan tales condiciones de la siguiente forma: 1. El sujeto debe prestar suma atención al objeto que observa, lo que le permite que no haya factores externos que puedan dañar e interrumpir la experiencia. 2. La preeminencia de un sentimiento de libertad que le permita al sujeto conocer y admirar el objeto o fenómeno desde variadas perspectivas. 3. Condición de distanciamiento de los afectos o sentimientos. 4. Descubrimiento activo por parte del sujeto que contempla. 5. Sensación de integración entre el sujeto y el objeto o fenómeno, construyendo así una forma de ver y crear el mundo desde una nueva perspectiva.
Los grandes y terribles fenómenos naturales, tales como tornados y erupciones volcánicas, por ejemplo, admirados por su fuerza de destrucción y desolación, pueden dejar estupefactos a cualquier sujeto que se sitúe cerca; la magnitud de tal acontecimiento hace que éste se ensimisme y cause en él una sensación de placer frente a lo temible de la naturaleza o de displacer en tanto al terror que produzca tal acontecimiento. Un cuadro que represente visiones del infierno, la escultura de un cubo, desastres, casas en ruinas, fotografías. Quien se acerque a estos escenarios y objetos debe dejar de lado los afectos personales, contener un sentimiento de libertad e integrarse al fenómeno como una forma de encuentro con el mundo, realizando un descubrimiento activo. La fuerza de tal fenómeno, sea el que sea, hace que el sujeto (o personas, pues la experiencia puede ser compartida) contemple el mundo y vea una nueva forma de concebir la realidad y lo que le rodea, esto es lo que constituye una experiencia estética con el mundo.

3 comentarios:

  1. No hay que olvidar que la experiencia estética es autotélica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concordamos con tu punto de vista, sin embargo, el carácter autotélico no suprime el atributo de ser "compartible", propio de una experiencia estética.

      Eliminar
    2. Si, pero siempre hay algo incomunicable en la experiencia.

      Eliminar